Home    ¿Quieres vender tu casa? 5 errores que debes evitar.

Es muy importante que tu casa esté perfecta para enseñarla a todo aquel que busca un nuevo hogar. Si nunca has tenido perfil de vendedor, no te preocupes, es normal que no sepas bien qué hacer. Te detallamos cinco grandes errores que debes evitar a toda costa a la hora de enseñar una propiedad:

1.- Exceso de decoración
Este es un error muy común. Los propietarios incluyen muchos elementos decorativos en la vivienda para que luzca mejor. No hay nada malo en disfrutar de la decoración y del arte, pero debes tener en cuenta que lo que estás tratando de vender es tu casa, no tu buen gusto (porque, además, puede ser totalmente contrario al de la persona que acude a la jornada de puertas abiertas).
A menudo, esta decoración se convierte en algo muy importante de un cuarto, haciendo que el comprador potencial se fije demasiado en esos elementos decorativos y se olvide por momentos de la habitación en sí. No sobrecargues la casa decorándola, y si cuelgas algún cuadro, fíjate en que sea proporcional al cuarto dónde quieres que se vea. Una pieza decorativa muy grande puede empequeñecer la habitación.

2.- No hacer limpieza a fondo
Esto es algo que cae de cajón, pero a mucha gente todavía se le escapa. Es importante que una casa esté totalmente limpia para su presentación al comprador potencial. Esto supone una gran diferencia en cómo los compradores pueden ver la casa. Son detalles que si no se tienen en cuenta puede hacerte perder interesados en tu vivienda. Tener la casa impoluta hará que todo fluya y se vea la casa como se merece.

3.- Ignorar los armarios y despensas
Aquí es donde realmente se nota el detalle. Los compradores querrán ver el interior de cualquier armario y despensa que pueda haber en la casa, ya que la deben evaluar a fondo para tomar una decisión. Si no lo hacen, es porque no les interesa tanto la casa.
Lo que allí se encuentra dice todo lo que necesitan saber, y es un detalle común que no se suele tener en cuenta el día de las visitas. Tener todos los armarios organizados es esencial, ya que manifiesta un estilo de vida tranquilo y organizado, que es lo que cada comprador desea en la búsqueda de su nuevo hogar.

4.- Despreciar el exterior
Si tu casa tiene parte exterior, ¡mucho cuidado! Es verdad que lo más importante de una vivienda es el interior, porque es ahí donde se está la mayor parte del tiempo. Pero no debes centrar todos tus esfuerzos solo en eso, porque seguramente tus posibles compradores valoran tu casa precisamente por ese valor añadido (terraza, porche, jardín…). Mantén el césped cuidado y asegúrate de limpiar cualquier residuo que pueda haber. Además, pon fuera de la vista los cubos de basura, si los tuvieses. No solo son poco atractivos, si no que puede ser una fuente de malos olores en un día tan importante como el de una visita.

5.- No dejar señales de mascotas
Esto es fundamental para todos los que tienen mascotas y quieren poner a la venta su vivienda. Sin duda, nuestra mascota forma parte de la familia, pero a los potenciales compradores no les interesa saber que un animal ha vivido en la casa. Es necesario limpiar y recoger bien todas las correas, comederos, bolsas de comida, camas, juguetes… Aunque no tiene por qué ser así, pero por si acaso es aconsejable quitar cualquier elemento que pueda evocar a que haya vivido un animal en esa casa, dado que puede afectar negativamente a la decisión del comprador.

Todos estos detalles son cruciales a la hora de vender tu casa y presentarla a posibles compradores. Preparar con detalle tu casa para las visitas de posibles compradores puede suponer la diferencia entre vender o no vender. ¿Estás listo para vender tu casa ya?

Fuente: www.idealista.com